jueves, 26 de mayo de 2016

Era una hoja como labios, jinetes avezados en granos de arena.



Era una hoja como labios,
un cinturón de sal,
un limón recién cortado
en labios como una hoja.

Un tirabuzón azul,
una casa a dos aguas,
cinco dedos en cada frente,
una grulla mirando sin río
fotografías de animales.

Dunas hambrientas pidiendo chocolate,
jinetes avezados en granos de arena,
gime otra vez un liquen transportado en camellos.

Se riza tu pelo y se alisa.

Océanos profundos remueven
el fondo del deseo.


"Marzo"
© 2015 Esther González.